martes, 29 de diciembre de 2015

Huellas a la mar 5 - Antología Literarte

El 4 de diciembre pasado, en el Honorable Consejo Deliberante de Vicente López, Salón de arte Guillermo Manson, se presentó la Antología "Huellas a la mar 5", dirigida por la poeta Graciela Diana Pucci, directora de Ediciones Literarte.

En ese acto se otorgaron los premios del 6° Certamen Internacional de Poesía y del 11er.
Concurso de relatos eróticos.
También fue entregada la distinción Zona de Arte al escritor y editor Luis Alberto García.


Carmen Membrilla Olea

Guadix-Granada, España


Siempre supo que en las inscripciones milenarias

podía leerse la urgencia del silencio.

Siempre supo que las lágrimas

acababan mezcladas con un tiempo de agua y de sal.

Siempre le plantó cara

a la arena y al olvido

al invierno y al desierto...

Sin embargo, nunca pudo descubrir

quién era el verdadero dueño de su sombra


Cecilia Ortiz

Buenos Aires, Argentina


Por el cauce de todas las sangres


Por el cauce de todas la sangres

                                   navega el tiempo

trae burbujas de memoria

                                   mira mis labriegas manos
en el instante

que las barreras sobran

y el minuto olvida surcos

hasta que el anochecer

                                   clausura

el eclipse de mis flores

                                   la voz descalza

                                   el grito sin ausencias.

Las horas se anudan

                                   para cubrirme

                                   con la piel de esta noche

y fugarme del mandato

                                    repetido en la lluvia


Regresaré a tiempo

para dibujar en el horizonte

                                    un río en el nuevo día.



Marta Rotonda

Buenos Aires, Argentina


La fuerza de la primavera


La vida empuja a ser vivida

y es fecunda a pesar de los inviernos.

 Feliz del que en septiembre

se abre al gozo de los aires

como un plumón recién nacido

ávido de azules...

 Feliz del que se afirma en la esperanza

y oye campanillas en la flor que estalla

en el horizonte joven.

 Bienaventurado el que corre a la montaña

para ver desperezarse las raíces

a través de las aguas

 y el que redescubre los rebaños al sol

en sus campos de nubes.

La primavera destruye la profecía de la espada

y en el bastón del hielo se alimenta el color,

cuando el corazón libera sus escarchas

y se tiñe de rojo la ilusión.



________